Notas de prensa

Las plantas de Iveco en España se confirman de nuevo como las primeras en eficiencia industrial de las 64 de CNH Industrial en todo el mundo


Las últimas auditorías internas del sistema de gestión industrial World Class Manufacturing (WCM) consolidan a las factorías españolas como las primeras del Grupo por sus significativos avances en calidad, protección medioambiental, seguridad e innovación en los procesos de producción 

La planta de Madrid, centro de excelencia de camiones pesados, ha mejorado de forma significativa en las áreas de calidad y medio ambiente, reduciendo un 12,5% el consumo energético por hora productiva y un 20% las emisiones de CO2 por vehículo fabricado 

La factoría de Valladolid, que lidera el apartado de seguridad, realizó el lanzamiento industrial del Nuevo Daily de acuerdo a los criterios WCM, adelantando las entregas de las primeras unidades e incrementando la calidad 

Madrid, 26 de noviembre de 2015 

Las plantas de Iveco en Madrid y Valladolid han confirmado su mejora continua en las últimas auditorías interna del sistema de gestión industrial World Class Manufacturing (WCM) realizadas a lo largo de este mes. Ambas con 68 puntos, se sitúan a la cabeza de las 64 fábricas de CNH Industrial en todo el mundo. Con esta mejora, las plantas españolas del Grupo, que se incorporaron al sistema WCM en 2007, se acercan al nivel oro, que se consigue con 70 puntos, tras haber alcanzado la plata Valladolid en septiembre de 2010 y Madrid en mayo de 2012. 

La planta de Iveco en Madrid, centro de excelencia de vehículos industriales pesados, produce en exclusiva los camiones Stralis y Trakker en todas sus versiones, incluidas las de gas natural. Valladolid está actualmente centrada en la producción del vehículo industrial ligero Daily, ‘Truck of the Year 2015’. 

Para obtener estas mejoras, las plantas han experimentado una profunda transformación en los sistemas de producción, con la aplicación de mayores controles de calidad y la utilización de innovadores procesos y equipos, además de una serie de mejoras para reducir las emisiones contaminantes e incrementar la seguridad. 

Para facilitar el trabajo, los empleados utilizan cámaras de alta velocidad y GoPro para controlar la maquinaria y resolver problemas de procesos, impresoras 3D para realizar prototipos o útiles de calidad, tabletas, PDAs de pulsera y cámaras termográficas. Además, en Valladolid cuentan con cámaras que permiten hacer los controles de automantenimiento sin detener el proceso productivo y en Madrid, marcadores láser para las soldaduras del montaje de los largueros del chasis. E incluso ‘gafas inteligentes’ que controlan procesos de calidad y logística. 

La planta de Iveco en Madrid ha alcanzado los mejores resultados de su historia en calidad de producción, gracias a las mejoras introducidas a lo largo de estos años. En los dos últimos ejercicios ha reducido un 50% los defectos al final de línea y un 60% los errores estéticos y funcionales, que han permitido recortar a la mitad los costes. 

A lo largo de la cadena, 92 pantallas muestran a los trabajadores 3.508 operaciones diferentes, adaptadas al vehículo en el momento del proceso de fabricación de cada unidad. La producción en esta planta es enormemente compleja ya que solo 3,7 de las unidades que se fabrican al año son iguales. Para ayudar en este complejo proceso, en la planta funcionan 11 puertas y 638 puntos de control de calidad, a lo que se suma la disminución de piezas que puedan provocar errores humanos. 

Por su parte, la planta de Iveco en Valladolid ha conseguido una mejora de la calidad de producción del 78% desde 2007 y del 32% solo en el último año, con importantes avances tanto en los aspectos funcionales como estéticos. La factoría aplicó los criterios de WCM en el lanzamiento industrial del Nuevo Daily que desde marzo de este año se produce en la versión chasis cabina, con lo que consiguió adelantar una semana la entrega de las primeras unidades e, incluso, aumentó el volumen de producción prevista. Para ello, puso en marcha un plan de formación de toda la plantilla con hasta 80 horas por empleado, que agilizó el arranque de la fabricación. 

Al mismo tiempo que se realizaban estas mejoras productivas, aumentaba la protección medioambiental. Todas las emisiones de ambas factorías están por debajo de los límites legales. 

Así, la planta de Madrid ha recortado en el último año un 12,5% su consumo energético por hora productiva y un 20% las emisiones de CO2 por vehículo fabricado. A esto se suman unos ahorros del 7% en el consumo de agua, un 22% en el de pinturas y un 6% en el de productos químicos. Además, la factoría recicla el 95% de sus residuos. La planta de Valladolid ha reducido su consumo energético por vehículo fabricado un 64% desde 2007 y un 6% en el último año. 

Una parte de estas mejoras han sido posibles gracias a la colaboración de los propios trabajadores a través del programa de sugerencias. En la planta de Madrid en el último año se han realizado más de 33.000, de las que el 66% se han implantado en el proceso productivo, con un ahorro de costes de unos 5 millones de euros. En la de Valladolid se han incrementado las sugerencias un 8% en 2015, hasta alcanzar 23 sugerencias por trabajador. 

La planta de Iveco en Madrid, en la que trabajan 2.600 personas, el 22% mujeres (el porcentaje más alto del sector en España), produce 132 camiones pesados al día, incluidas las versiones de gas natural y algunos vehículos especiales. Esto supone que cada 7 minutos sale una unidad de la cadena de montaje. El proceso de producción es muy complejo ya que puede realizar hasta 300.000 versiones diferentes. Además gestiona más de 21.500 piezas y cuenta con 361 suministradores. Alrededor del 90% de la producción se destina a la exportación, principalmente a Europa pero también a África, Asia y Sudamérica. 

La planta de Valladolid, que cuenta con cerca de 1.000 personas, está especializada en la producción del modelo Iveco Daily en la versión chasis cabina, de la que también produce la versión Hi-Matic, con cambio automático de 8 velocidades, desde el pasado mes de junio. Esta factoría, con cerca de 300 suministradores y que exporta también alrededor del 90% de su producción a mercados de todo el mundo, ha puesto en marcha el proceso para iniciar la producción de cabinas de camiones prevista en el plan de excelencia del Grupo, con el objetivo de hacer frente al incremento de producción de estos vehículos en Madrid. 

El World Class Manufacturing es un sistema integrado con una metodología que tiene como objetivo optimizar los procesos de producción y logística, mejorar la calidad del producto y eliminar fallos, ineficiencias, derroches y accidentes. Desde su implantación, la planta de Iveco en Madrid ha reducido un 99,2% los accidentes laborales, mientras que la de Valladolid lleva ya tres años sin ningún accidente en todas las instalaciones. ​