Notas de prensa

Los bomberos de Valladolid ponen en servicio los primeros vehículos antiincendios Magirus con doble cabina de alta seguridad que llegan a España

​​

El parque móvil de bomberos de la capital castellanoleonesa cuenta desde hoy con dos nuevos camiones Iveco Magirus con la exclusiva doble cabina ‘TEAM CAB’, que dispone de una innovadora protección contra impactos frontales y laterales 

Los vehículos están equipados con una cisterna con capacidad para 2.500 litros de agua y una bomba Magirus de extinción que puede lanzar hasta 3.000 litros por minuto. Además, cuentan con los últimos avances tecnológicos y ergonómicos para facilitar el trabajo de los bomberos 


Valladolid, 10 de febrero de 2016 


Iveco Magirus, la división de vehículos de extinción de incendios y protección civil del Grupo CNH Industrial, ha entregado hoy al cuerpo de bomberos del Ayuntamiento de Valladolid dos nuevos camiones para hacer frente a posibles incendios urbanos. Estos vehículos son los primeros que llegan a España con la innovadora doble cabina ‘TEAM CAB’, que cumple las normativas más exigentes en materia de seguridad anticolisión y ofrece la máxima seguridad en caso de impacto lateral o frontal. 


Estos camiones suponen la renovación de los vehículos de primera salida del parque móvil del cuerpo de bomberos de Valladolid, así como una importante mejora tecnológica para la extinción de incendios en la ciudad. Actualmente, Valladolid cuenta con una dotación de 161 bomberos y 22 vehículos que prestan servicio en la ciudad. 


Alejandro Martínez, director de Magirus para España e Iberoamérica, destacó “estamos muy satisfechos de que Valladolid sea la primera ciudad de España que ponga en servicio estos innovadores camiones, por las estrechas vinculaciones entre la marca y esta capital. Con estas nuevas incorporaciones a su flota, los bomberos de Valladolid disponen de los vehículos contraincendios más avanzados que hay actualmente en el mercado”. Martínez hizo estas declaraciones durante el acto oficial de entrega, que tuvo lugar en la Plaza Mayor de Valladolid, en el que estuvo presente el alcalde de la ciudad, Óscar Puente; el concejal de 

seguridad y movilidad, Luis Vélez, y el jefe del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) y Protección Civil, Javier Reinoso. 


Los camiones Magirus adquiridos por el Ayuntamiento de Valladolid ofrecen a los bomberos el máximo confort y seguridad para realizar sus tareas en caso de siniestro. Disponen de una altura interior de casi 1.700 mm y un ancho de más de dos metros, lo que los convierte en los vehículos de extinción de incendios más amplios del mercado. Están equipados con una cisterna con capacidad para 2.500 litros de agua y una bomba hidráulica Magirus de extinción, que permite disponer de un caudal de hasta 3.000 litros por minuto a baja presión y 400 litros por minuto a alta presión. 

Los nuevos vehículos Magirus del cuerpo de bomberos de Valladolid están construidos sobre un chasis Iveco Eurocargo FF160E32W. Tienen tracción trasera 4x2 y cabina doble, a la que se accede a través de cuatro puertas con apertura de 90º y escalones neumáticos con luces integradas. Cuentan con seis plazas (conductor, copiloto y cuatro asientos individuales), cada una de ellas con cinturón de seguridad. Los camiones miden unos 7 metros de largo, 2,5 de ancho y 3,2 de alto y están equipados con un motor Euro VI, de 320 caballos de potencia y cambio automático Allison de 5 velocidades con convertidor de par. 


Estos vehículos de extinción de incendios están dotados de los últimos avances tecnológicos y ergonómicos, además de una serie de soluciones técnicas que facilitan el trabajo y refuerzan la seguridad de los bomberos. Entre ellos destacan los dispositivos de agarre integrados en las puertas, que facilitan un acceso rápido a la cabina, y asideros individuales con luz, que proporcionan seguridad durante los traslados, además de diversos compartimentos para guardar objetos personales. También cuentan con seis estribos desplegables y siete armarios para equipos, tres en los laterales y uno en la parte trasera, todos ellos cerrados con persianas de aluminio. Tanto en la parte delantera, sobre la cabina, como en la trasera, incorporan luces de prioridad de LED, con un diseño original de Magirus. 


El mantenimiento y garantía de estos camiones están cubiertos por la red oficial de Iveco, tanto el chasis como la carrocería y la bomba de agua, dado que Iveco, suministrador del chasis, y Magirus, responsable del carrozado, son dos empresas del Grupo CNH Industrial. 


Los bomberos de Valladolid han reincorporado también hoy a su flota una autoescala Magirus, recientemente reparada tras un accidente ocurrido en 2013, y a la que se han introducido importantes mejoras, como una nueva cesta con mayor capacidad de carga, y puntos de anclaje para evitar caídas y para ubicar la camilla de rescate, además de una cámara de visión trasera y una señalización más visible, que ofrece una mayor seguridad en condiciones de baja visibilidad. 


Magirus, fundada en Ulm (Alemania) en 1864 y adquirida por Iveco en 1975, está integrada actualmente en el grupo CNH Industrial. Desarrolla y fabrica vehículos y tecnologías innovadoras para la extinción de incendios. Tras el traslado de toda la producción de camiones pesados Stralis a la fábrica de Madrid, la planta de Ulm se ha convertido en el centro de excelencia de vehículos contraincendios a nivel mundial, con una capacidad de producción de 1.000 autobombas al año y unos 200 camiones escaleras o autoescalas, lo que la convierte en la más grande del mundo.​