Transmisión y frenos

Transmisión: cambios de velocidades asistidos o automáticos

Los cambios de velocidades son suministrados por ZF. Los cambios mecánicos pertenecen a la familia EcoSplit con asistencia ServoShift del tipo 16S181 en los Cursor 10 de 400 y 430 CV, y del tipo 16S221 en el Cursor 13 de 480 CV. Los cambios automáticos Euro Tronic full automated, disponibles como opcionales, son del tipo 12AS2301 en los Cursor 10 de 400 y 430 CV y del tipo 16AS2601 en el Cursor 13
de 480 CV. Todos los cambios son de toma directa en la relación final. El nuevo Cursor 13 de 540 CV se suministra de serie con el cambio Euro Tronic full automated 16AS2601 en su versión sobremultiplicada. Los cambios de velocidades automáticos EuroTronic 2 son capaces de “registrar” el estilo de conducción del conductor, comparando la presión en el pedal del acelerador y la fuerza de resistencia del vehículo. La relación de transmisión que elige el programa representa el mejor compromiso entre el esfuerzo y la potencia solicitada por el conductor. Los Euro Tronic full automated disponen de una modalidad manual que el conductor puede reactivar en cualquier momento para volver a una conducción similar a la del cambio EuroTronic de primera generación. Por ejemplo, esto puede ser necesario cuando el vehículo viaja a plena carga cuesta abajo, con el fin de reducir y disponer de una mayor potencia en el freno de descompresión. Sin embargo, si existe el riesgo de pasarse de revoluciones, será imposible reducir las velocidades.
Con respecto a un cambio tradicional, el EuroTronic 2 ofrece múltiples ventajas: una conducción mucho más relajada; una lógica automática que aplica los principios de la conducción económica para elegir la relación ideal; protección contra los excesos de revoluciones que pueden dañar la transmisión; menor desgaste del embrague; y, gracias al perfil helicoidal de los engranajes, menor consumo y menos ruido.

Frenos: cuatro discos con control electrónico

Las tractoras y los rígidos Stralis montan cuatro frenos de disco ventilados Knorr del tipo SB 7000, con diámetro de 436 x 45, funcionamiento neumático y control electrónico EBS Wabco. Al pisar el pedal de freno, el conductor introduce un valor de desaceleración. La centralita electrónica de los frenos regula la presión en los cilindros de los frenos de la tractora, activa el ralentizador del motor – además del
ralentizador en la transmisión, si el vehículo lo lleva – y modula la presión de alimentación de los frenos del remolque, con el fin de obtener un reparto uniforme de la fuerza de frenada entre los ejes. Si el remolque es de concepción antigua, el inicio de la frenada de la tractora coincide con el del semi-remolque. El estado de desgaste de los frenos puede verse en la pantalla de control del tablero de instrumentos. La centralita del EBS se ocupa del funcionamiento del ABS (que evita el bloqueo de las ruedas durante la frenada), del corrector de la frenada en función de la carga, y del ASR (antipatinamiento). El sistema EBS ofrece numerosos ventajas: reducción de 16 m del espacio de frenada a 85 km./h si el semiremolque monta el EBS; reducción de 7 a 3 del número de cambios de las pastillas de los frenos de disco (en 650.000 km.);reparto uniforme del desgaste entre los ejes de la tractora y del semi-remolque; gestión
óptima de los ralentizadores auxiliares. Para el cliente, todo esto se traduce en una importante reducción de los costes de mantenimiento. Ralentizadores adicionales
Para condiciones de uso extremas, Iveco propone como opcional en todas las versiones del Stralis, el ralentizador ZF Intarder de segunda generación, que posee un campo de regímenes más amplio para el par máximo de ralentización y una menor absorción de potencia en vacío. Cabe señalar que la energía que absorbe el Iveco Turbo Brake se dispersa en el escape y que el sistema de refrigeración del motor queda íntegramente disponible para dispersar la energía que absorbe el ralentizador
situado en la transmisión. Por lo tanto, el efecto ralentizador de ambos sistemas puede acumularse.