El nuevo Trakker en síntesis

​El mercado de vehículos de cantera y obra es sumamente complejo, si se tienen en cuenta todas las posibles aplicaciones: vehículos con 2, 3 o 4 ejes, con tracción total o parcial, una amplia gama de potencias, rígidos y tractoras, modelos ligeros o muy grandes, además de variantes especiales para determinados tipos de acabado.

El Trakker es un vehículo diseñado para satisfacer cualquier tipo de aplicación pesada de obras entre 18 y 72 toneladas.
La auténtica innovación del nuevo Trakker es su cabina, desarrollada a partir de las cabinas del camión pesado Stralis y fruto de una labor llevada a cabo con gran determinación, codo con codo con nuestros concesionarios y clientes, que participaron en el proyecto. La nueva cabina está concebida para mejorar la comodidad de la conducción y de la vida en el vehículo, algo que ya se considera de importancia crucial para la productividad y la seguridad. El nuevo Trakker representa así una perfecta combinación de robustez y fiabilidad, con la comodidad de las nuevas cabinas Stralis Active Day y Active Time.
La nueva calandra con rejilla de gran tamaño, diseñada respetando el “aire de familia” de la nueva gama Stralis, facilita la personalización del vehículo porparte del cliente. El parachoques de acero en tres piezas – una de las características de la nueva gama Trakker destinadas a abaratar los costes de mantenimiento – está pintado ahora en gris más oscuro que combina mejor con el resto de piezas del vehículo.

La nueva gama Trakker es más amplia que nunca - tanto con volante a la izquierda como a la derecha -, lo que permite al cliente encontrar el vehículo ideal para cualquier aplicación. La gama incluye dos tipos de motor (Cursor 8 y 13) y dos modelos de cabina (AD y AT).
Los rígidos Trakker están disponibles en las siguientes configuraciones: 4x2, 4x4, 6x4, 6x6 y 8x8, con potencias de 310 a 500 CV.
Las tractoras Trakker están disponibles en las configuraciones 4x2, 4x4, 6x4 y 6x6 con potencias de 360 a 500 CV.
El nuevo Trakker ha sido diseñado con vistas a facilitar la labor de los carroceros, incorporando una amplia oferta de transmisiones y tomas de fuerza, además de un gran numero de conexiones eléctricas tanto dentro de la cabina como en el bastidor y un módulo de expansión abierto que da acceso a las líneas CAN del vehículo.

Tanto si se utiliza para trabajar en las condiciones de obras más extremas como en aplicaciones de carretera con esporádicos itinerarios fuera de carretera, el nuevo Trakker puede equiparse para optimizar la capacidad de carga y el consumo de combustible.
El nuevo Trakker tiene también un mantenimiento más barato porque los inmovilizados se reducen al mínimo, gracias a unos intervalos de cambio de aceite muy largos (un promedio de un cambio al año) y a una diagnosis en el vehículo rápida y precisa. En lo que se refiere a las motorizaciones, la fuerza del nuevo Trakker es su gama de motores Cursor, que se han convertido en un punto de referencia en cuanto a par, resistencia, mantenimiento y costes de explotación. Dependiendo de las aplicaciones, estos motores consumen entre un 2% y un 5% menos con respecto a las ya económicas versiones Euro 3.

El nuevo Trakker, como el Stralis, está diseñado para expresar los valores que Iveco ha elegido para recorrer su camino hacia la excelencia: Commitment, Reliability, Performance, Team Spirit y Power. Unos valores que el Trakker comparte con la selección neozelandesa de rugby, los All Blacks, el equipo que en su historia ha ganado más partidos que cualquier otro. Para reafirmar estos valores comunes, ya celebrados con el nuevo Stralis, el nuevo Trakker apareció en su lanzamiento pintado en negro con los característicos tatuajes maoríes en color verde brillante.